Quiénes somos

Y qué queremos ser

La Salchichería es un Centro Cultural ubicado en el corazón del Barrio del Oeste de Salamanca. Posee un bar, salas de exposiciones, una sala de usos múltiples y un singular espacio para la música en directo. Ofrece la posibilidad de acoger eventos destinados a la promoción de la cultura entendida en sentido amplio y en sus más diversas manifestaciones. En este sentido, se configura también como un proyecto dirigido a difundir las actividades de emprendedores, asociaciones y empresas que precisen de un espacio físico para desarrollar sus sinergias.

El edificio

Un lugar en el corazón de la Plaza del Oeste

De estilo racionalista, su construcción se remonta a inicios de la década del 40. El inmueble se proyectó originalmente con un objetivo doble: por un lado, un emprendimiento comercial en el bajo y los sótanos; y por otro, una vivienda privada en el primer y segundo nivel. Se trata de un bloque de fachada cóncava y cuerpo central volado con bordes curvos. Sus 4 plantas albergan un bar, una sala de exposiciones, una sala de usos múltiples y un micro espacio para muestras. Dado que se trata de un edificio catalogado, durante su refuncionalización se puso especial cuidado en preservar sus elementos fundamentales.

El Bar

El sitio de los encuentros

Situado en el bajo del edificio, el bar recupera la esencia del emprendimiento comercial que alojó durante décadas: la Salchichería de don Agustín Santos. Para el proyecto de restauración, se respetó la distribución original a fin de preservar la naturaleza del recinto. Para ello, se restituyó el suelo, se recuperaron las estanterías y se desplazó la barra para adaptarla a las necesidades de un establecimiento hostelero. Además, se mantuvo el logotipo original al que se le añadieron mínimos retoques estéticos.

El almacén

El rincón de los silencios

La antigua cámara de frío ubicada en los sótanos del edificio se restauró dando paso a una micro sala de exposiciones. En el proceso de rehabilitación se dejó a la vista el ladrillo original de sus paredes. Este hecho, sumado a la instalación de su puerta original, sugiere una atmósfera singular. Como espacio de silencios, el almacén acoge muestras fotográficas o pictóricas de menor volumen.

El hueco del ascensor

Una línea de fuga hacia los sentidos

El hueco del ascensor articula las tres plantas del edificio uniéndolas visualmente. Como territorio de música en directo, el hueco empuja los sonidos hacia cada recodo del edificio. Como lugar de exposición visual, ancla las percepciones y proyecta el movimiento hacia el eje vertical.

La Sala Polícroma

La conspiración del techo y los suelos

Originalmente diseñada como vivienda familiar, la primera planta del edificio se rehabilitó como sala de exposiciones. Se trata de un espacio abierto de 75mts2 en donde se dejó a la vista la huella de los tabiques y se conservó íntegramente el suelo con su particular coloración. El diálogo entre estos dos elementos sugiere la segmentación del espacio e insinúa el tránsito por la sala.

El Sobrao

La caja de resonancia del edificio

La última planta de la Salchichería se remata con una cubierta inclinada de madera lo que aumenta el volumen y le otorga una sensación acogedora. La conservación de las vigas originales y el tratamiento de sus muros dotan al espacio de un particular timbre. Gracias a su acústica, en el Sobrao es posible desarrollar eventos múltiples, desde proyecciones audiovisuales, cursos o conferencias hasta reuniones de trabajo.

Si deseas realizar un evento de empresa o una celebración privada en un sitio con un encanto singular, la Salchichería te ofrece la posibilidad de organizarlo íntegramente en sus instalaciones. De forma personalizada, te asesoramos en el menú, cóctel o barra libre. Escríbenos y te informaremos sin compromiso.